Un “hospital” japonés acoge peluches dañados o que han perdido sus partes para ser reparados, o más bien, “sanados”. Las fotografías de su terapia revelan la inmensa delicadeza que pone el equipo en su trabajo.

Para un niño o una niña, que su peluche favorito pierda su relleno o una patita, es un drama de magnitud universal. ¡Qué guerras mundiales o desastres atómicos! Cuando a ese conejo rayado con el que duerme hace dos años se le rompe su oreja derecha, la vida pierde todo sentido. Y sus padres harán lo imposible por repararlo. ¿Recuerdan su peluche regalón de la infancia?

El Hospital Nuigurumi Byouin (縫いぐるみ病院) abrió sus puertas en 2014 en Osaka, y desde ese momento que solamente acepta reservaciones, pues tiene una enorme demanda (3.200 en sólo seis meses). Esencialmente, se trata de un servicio completo que repara y limpia los peluches que han sido dañados por accidentes repentinos o por el paso del tiempo, perdiendo alguna de sus partes o ensuciándose demasiado.

Su sello está en la dedicación que pone a cada uno de sus pacientes, a quienes recibe, atiende y brinda los cuidados que requiere un objeto (¿o un ser?) tan querido por algunos niños, quienes los consideran miembros de su familia.

Además, en Japón se da un curioso fenómeno, en que no solamente los niños tienen peluches, sino que también es común que lo compren los adultos, gente de edad, personas con alguna discapacidad o parejas sin hijos que quieren sentir la presencia de alguna compañía en casa. Estas personas también acaban enviando a sus muñecos a Niugurumi Byouin, esperando que les devuelvan a su amigo totalmente renovado.

Soñar con Peluches | Que significa

Un tratamiento de primera calidad

Niugurumi Byouin se jacta de ofrecer tratamientos de «altos estándares», pues cuenta (metafóricamente hablando) con instalaciones médicas de gran nivel, cuidados avanzados, doctores muy hábiles y enfermeras que miman y cuidan a sus pacientes con especial dedicación. Y eso que no siempre se trata de un simple refresh o lavado después de unas vacaciones todo terreno, a veces hay que afrontar operaciones complicadas, en que los pacientes son sometidos a cirugías abiertas y reemplazo de vísceras de algodón. Para eso, el hospital deposita su confianza en profesionales de lujo, expertos en sutura y reparación.

Los ya más de 800 pacientes que el hospital ha atendido desde que abrió y que ingresan tras previa reserva, permanecen en las instalaciones, en promedio, unas tres semanas, donde son sometidos a terapias que los dejan “nuevecitos de paquete”. Al llegar, el dueño debe crear una ficha en donde se ingresa toda la información del nuevo interno, lo que incluye un “episodio inolvidable” de su vida. Luego, el paciente es sometido a una revisión completa de parte del doctor Inono (otro peluche), quien decide si el paciente debe irse a cirugía o tratamiento.

El costo aproximado del servicio es de unos 40 dólares ($26.500), pero la verdad es que todo depende del servicio que se le preste al peluche y de si debe o no ser transportado vía postal, como en el caso de pacientes que residen fuera de Osaka o fuera del país (sí, un chileno puede enviar a su peluche a Niugurumi Byouin, el tema es que el sitio web está en japonés y los detalles se nos escapan).

¿Que les parece este servicio que existe en Japón?, dejennos sus comentarios.

Cerrar menú
whatsappLlamar
×
×

Carrito